Las Figuras de Corte son unas cartas claves en el mazo del Tarot. Pero al mismo tiempo, son unas grandes olvidadas. La mayoría de los lectores de Tarot se centran en los Arcanos Mayores y dejan de lado las Cartas de la Corte y el resto de los Arcanos Menores.

En este artículo vamos a centrarnos en las Figuras de Corte. En artículos anteriores de este blog ya hablamos sobre los arcanos numerales de los palos de espadas y bastos. Hoy vamos un paso más allá entrando en el maravilloso mundo de los Reyes, las Reinas y sus cohortes.

 

El Orden de las Cartas

Para estudiarlas y comprenderlas mejor, te recomendamos que coloques las cartas de tal forma que puedas ver su evolución de palo a palo. Es decir, colocar todos los reyes juntos, las reinas juntas, etc. en cada una de las filas, y que en cada columna haya un solo palo.

Esto permite ver de un simple vistazo las características de cada palo con respecto a los demás y cada figura de cada palo con respecto al resto de las mismas.

Cartas de Corte del Tarot de Marsella

Las Figuras de Corte

A pesar de tener una estructura propia bien definida, hay muchos tarotistas que consideran a las Cartas de Corte como simples parientes pobres de los Arcanos Mayores. Esto es, a nuestro juicio, un gran error que nos puede privar de mucha e importante información al leer las cartas. De hecho, estos lectores de Tarot no se dan cuenta de las muchas cualidades que hacen únicas a las cartas de las Figuras de Corte.

Puede que sean menos “sofisticadas” o menos “dramáticas” que los Mayores, pero esto puede deberse básicamente a que son figuras más humanas, más cercanas y amables. No están en actitudes extrañas, no se localizan en el cielo o en el infierno. Tampoco representan arquetipos, ni principios morales abstractos.

Son personas normales haciendo cosas normales, viviendo una vida normal. Y en esto reside precisamente su riqueza de significado. Todos podemos entender perfectamente qué hacen, quiénes son, qué representan,…

A las personas que se acercan al Tarot sin conocimientos previos, los Arcanos Mayores pueden resultarles abrumadores,  con tantos detalles complejos en sus simbologías. Por el contrario, el carácter más “ordinario” o “habitual” de las Figuras de Corte puede hacer que los neófitos puedan sentirse más atraídos por ellas. Además, todos hemos jugado alguna vez a las cartas con las Barajas de Juego tradicionales. Y ya sea con la Baraja Francesa o con la Baraja Española, todos estamos habituados a los nombres y representaciones de Reyes, Reinas, Caballos o Sotas.

 

Las excepciones a las reglas

Cada figura de las Cartas de Corte tiene una postura única con detalles únicos. Las hay que miran a la derecha y otras que miran a la izquierda. Algunas están al aire libre, mientras que otras parecen estar dentro de una habitación o recinto. Las hay que tienen la cabeza descubiertas, y otras tienen sombreros o coronas. Por cada regla que podamos establecer, encontraremos una excepción.

Lo mismo ocurre con las representaciones de los palos. Lo habitual es que únicamente aparezca representado un símbolo del palo. Pero la Sota de Oros tiene dos, y en algunos mazos también el Rey de Oros tiene dos oros representados en la carta. Además de esto, hay Figuras de Corte que tienen un elemento extra que no es del palo que les corresponde. Esto ocurre en el Caballo de Oros, que lleva un Basto, y en la Reina de Copas, cuyo cetro en algunos mazos aparenta ser una espada.

También ocurre con los nombres de las Cartas

Otro aspecto en el que tampoco podemos dejar de encontrar excepciones son los nombres de las cartas. Como normal general, las Figuras de Corte tienen su nombre escrito en un cartucho en la parte inferior de la carta. Pero la Sota de Oros no tiene ese cartucho, por lo que ocupa una superficie mayor en la carta, y su nombre está en un lateral.

En la nomenclatura original en francés tres de los palos tienen el nombre escrito en singular, Coupe, Baton y Espee, pero los Oros están en plural, Deniers, en vez de denier. En las Cartas de Corte del palo de Bastos, tres cartas tienen la denominación Baton, pero la Reina muestra Baston, una ortografía más arcaica. A este respecto, tal vez te interese revisar un artículo anterior del blog de78 Puertas en el que analizamos las grafías de Royne, Roine y Reine. Puedes leerlo aquí.

Y como ocurre con los Arcanos Mayores, en el cartucho del nombre, nos encontramos con puntos y rayas verticales sin patrón aparente que aumentan el misterio de estos naipes.

 

Las cuatro clases

Como todo el mundo sabe, las Figuras de Corte del Tarot de Marsella son 4 en cada palo: Sota, Caballo, Reina y Rey. La denominación francesa original de la carta de los Caballos es en realidad “Caballero”. Las grafías cambian según sea un Tarot de Marsella Tipo I (Chevalier) o de Tipo II (Cavalier). Sobre las diferencias entre ambos tipos tienes información en este vídeo.

Las cuatro Cartas de Corte pueden ser vistas como cuatro fases de un proceso:

Las Sotas

La Sota representaría una fase inicial. Hay dudas, incertidumbre, vacilaciones, falta de seguridad. También podemos interpretar falta de recursos (tanto económicos como de conocimientos), y una posición social humilde. A pesar de que la denominación en lengua castellana sea femenina (Sota), ninguna de estas cuatro cartas es una mujer. Las cuatro Sotas son hombres. Aunque eso no impide que en una tirada, una Sota pueda representar por igual a un hombre o a una mujer.

En el primer Tarot de la Historia, el Visconti Modrone, había 4 Reyes, 4 Reinas, 4 Jinetes masculinos, 4 Jinetes femeninos, 4 Sotas masculinas y 4 Sotas femeninas. Con el tiempo, como es bien sabido, 8 de estas Figuras de Corte desaparecieron.

Tienes más información sobre estas Cartas de Corte en otro artículo de nuestro blog. Haz click aquí.

 

Los Caballos

El Caballo es una carta que muestra claramente movimiento. Se dirige hacia una meta o un objetivo claramente marcado. No son vagabundos sin rumbo, algo que sí podríamos decir del Arcano del Loco, por ejemplo. La capacidad de las personas representadas por esta Carta de Corte no ha llegado a su cénit, aún está en desarrollo. Y lo mismo podríamos indicar con respecto a su madurez, sea ésta del tipo que sea.

 

Las Reinas

Las Reinas, por el contrario, representan una fase de consolidación y realización. Estas mujeres, las únicas entre sus pares, pueden disfrutar de los frutos obtenidos, de sus logros. Como tres de las cuatro reinas miran hacia el pasado, nuestra izquierda, se les suele atribuir una tendencia conservadora. Son poco arriesgadas y de mentalidad tradicional. No olvidemos que el Tarot de Marsella es hijo de su época, la Edad Media. Esta tendencia conservadora puede hacer que las Reinas no avancen más allá de donde han llegado.

 

Los Reyes

Los Reyes son muestra de un proceso que ha llegado a su máximo apogeo. La orientación hacia la derecha (futuro) de estas figuras, nos indica que el proceso, o los propios Reyes, a partir de ahora irán más allá de sí mismos. En este momento todo lo que se ha aprendido y alcanzado sirve como trampolín o punto de partida para una nueva fase, para un nuevo movimiento.

 

Conclusión

Las Figuras de Corte del Tarot de Marsella son unas grandes parlanchinas, siempre y cuando seamos capaces de entender la telenovela de cine mudo que nos transmiten. No dicen una palabra, pero jamás están calladas. Sus ojos, sus manos, sus cuerpos, siempre nos transmiten información. Por eso es tan importante incluir las Cartas de Corte en nuestras lecturas.

En próximos artículos de este blog iremos analizando cada una de las Figuras de Corte. ¡Estate atento y no te lo pierdas!