Con los Caballos del Tarot de Marsella continuamos el análisis de las Figuras de Corte que empezamos con las Sotas. Estas nuevas cartas de corte parecen tener más edad que las Sotas. Tienen largos caballos rubios, incluso con rizos, excepto en el caso del Caballo de Espadas, que lo tiene oculto bajo el casco.

Según el mazo que tengas podrás ver representado el nombre como Cavalier o Chevalier. Sea como sea, ambos montan caballos (en francés se escribe chevals). Se emplee la denominación que se emplee, un Caballero montando en su caballo puede representar a una persona que avanza hacia una meta. La idea de tener una misión implica responsabilidad y compromiso.

Durante la Edad Media los Caballeros encarnaban el ideal de honor, coraje y virtud (Caballería). Aún hoy la expresión ser un caballero denota buenos modales y educación. Se suponía que los Caballeros debían dedicar su vida al servicio de los demás: su señor feudal, alguna causa noble, la Iglesia, y desde un punto de vista más de los románticos, su Reina.

En este artículo vamos a emplear los Caballos del Tarot de Marsella Millennium Edition, de Yves Reynaud y Wilfried Houdouin.

Los Caballos del Tarot de Marsella

Los Caballos y sus Jinetes con unas cartas muy especiales dentro de las Figuras de Corte del Tarot de Marsella. En primer lugar, no están sentados como los Reyes y las Reinas que veremos en próximos artículos de este blog. Tampoco están de pie como las Sotas. Por el contrario, todos nuestros caballeros van montados en sus corceles en una clara indicación de movimiento y velocidad. Un caballo se desplaza mucho más rápido que una persona y puede recorrer mayores distancias cada día.

Hay un detalle que salta a la vista en cuanto miras estos cuatro Arcanos juntos. Los caballos de los palos, digamos “duros”, espadas y bastos, llevan una armadura que está decorada, aunque menos que las de los Reyes que veremos en otro artículo. Esta armadura les da un aspecto combativo. Sus monturas también están cubiertas o protegidas ante un ataque. Por el contrario, los caballos de los palos “suaves”, siguiendo con la línea anteriormente expuesta, llevan la típica ropa de calle de aquella época. No son militares, son civiles. Sus caballos no están protegidos, sino expuestos, ante un posible ataque. A fin de cuentas, no son caballos de guerra.

Otro detalle que se ve al instante es que los cuatro Caballeros se encuentran montando sus caballos al aire libre sobre el mismo suelo de color amarillo oro. Podría ser tanto un mismo jinete en cuatro momentos diferentes, como cuatro jinetes distintos en un mismo momento, una especie de instantánea para el recuerdo.⠀

Las Direcciones de los Caballos

A simple ojo podemos ver una clara diferencia entre los cuatro jinetes en base a la dirección que nos marcan sus monturas.

Por un lado, tanto los Caballos de Copas como de Espadas se dirigen desde la derecha hacia la izquierda. En cierta forma se podría decir que vienen desde el futuro hacia nuestro presente.

Luego tenemos al Caballo de Oros, que va en dirección contraria a los mencionados anteriormente. Va desde la izquierda hacia la derecha, o continuando con el ejemplo de arriba, desde nuestro pasado hacia nuestro presente.

En el Tarot de Marsella SIEMPRE hay excepciones a las reglas, y aquí no podía falta. En este caso tenemos al Caballo de Bastos, que con su excepcional movimiento de torsión se transforma en una mezcla de todos los anteriores. Viene desde nuestra derecha hacia nuestra izquierda, pero realiza un quiebro y vuelve a esa misma dirección (derecha) sin terminar de llegar al centro.

Caballos o Yeguas del Tarot marsellés

Esto seguro que te llama la atención. Puede que nunca te hayas parado a reflexionar sobre este punto. Ya desde el siglo XVII en que aparece el primer Tarot de Marsella, tenemos delante de nuestros ojos una paridad entre masculino y femenino, entre caballos y yeguas. No siempre es evidente y no en todos los mazos se llega a apreciar bien.

Para entender la división de género, tenemos que entender algo importante con respecto a los palos. Las Espadas y los Bastos se usan para la violencia, el ataque, la defensa,… Mantienen al otro alejado. En cambio, las Copas y los Oros son objetos que se albergan en la palma de la mano, invitan a la cercanía a la calidez.

Éste es uno de los motivos por los que la Orden Hermética de la Golden Dawn (Aurora Dorada o Amanecer Dorado) estableció a principios del siglo XIX una correlación entre palos y géneros. Asociaron los palos violentos (espadas y bastos) a lo masculino, y los palos cálidos (oros y copas) a lo femenino. Eran hijos de su tiempo y en esa época el feminismo apenas empezaba a actuar.

Lo curioso de todo esto, es que es precisamente esta misma división la que nos va a mostrar a los caballos y a las yeguas del Tarot de Marsella. Son yeguas los animales que vemos en el Caballo de Oros y en el de Copas, y caballos los de Espadas y Bastos. Poco a poco lo vamos a ir viendo en los siguientes apartados.

El Caballo de Oros

Caballo de Oros

Este Jinete mira a la gran moneda que flota ante él a la altura de sus ojos. Puede ser una visión de la misión a realizar en esta vida, o puede ser simplemente el siguiente objetivo que se ha propuesto alcanzar.  El Caballero avanza hacia la derecha, lo que sería el futuro, y marcha en pos de su objetivo (moneda). Pero en el centro de esa moneda que persigue, vemos una flor roja que parece estar girando hacia la derecha, como alejándose del jinete a la vez que él intenta llega a ella.

Vemos que el jinete va armado con un basto verde (aunque en otros Tarots, como el Soprafino puede aparecer una espada). Eso podría llevarnos a asociarlo con el palo de bastos, pero su jinete, como hemos visto en la foto grupal, es más aguerrido. Aun así, éste es el único Caballo en el que aparecen representados dos palos. Tal vez esto sea una reminiscencia de la Baraja de los Mamelucos (Mamluk) con su “palo” de palos de polo. Deporte que se practica montando a caballo y persiguiendo y golpeando con un palo largo (basto) una pelota redonda (moneda de oro).

La yegua de oros suele representarse siempre bastante “abultada” o “regordeta”. Hay estudiosos que piensan que esto se debe a que está embarazada. Por tanto, aquí tendríamos otro significado, en este caso oculto, de este Arcano.

El Caballo de Bastos

Caballo de Bastos

Si lo comparamos con el enorme y extremadamente difícil de manejar bastón de la Sota de Bastos, aquí tenemos una gran mejora. El basto se ha estilizado, es más delgado, más manejable y práctico. Al mismo tiempo, sigue manteniendo su apariencia de rama natural. Su aspecto y la apertura de la parte superior en color rojo recuerdan poderosamente al As de Bastos.

La mirada del Jinete se encuentra centrada en su basto, en su elemento. Y esto se remarca gracias a un detalle único de esta carta. El movimiento de torsión que vemos sólo y únicamente en este caballo del Tarot de Marsella. Los cuerpos tanto del caballo como del caballero van de derecha a izquierda, pero las cabezas y miradas de ambos se dirigen hacia la derecha. ¡Y esto se logra sin que parezca que haya unas riendas que obliguen al caballo a girar!

El Jinete luce una flor de cuatro pétalos cerca de la rodilla que podemos ver. Puede ser parte de su decorada armadura. O puede ser una indicación de que esta persona tiene gusto por el lujo, la decoración, o incluso la vanidad. También podemos inclinarnos por una tendencia hacia todo lo estético.

El Caballo es de color diferente a los demás, color carne o rosa o vez de azul. Y luce una gualdrapa que le cubre casi todo el cuerpo. Esto en la Edad Media sólo pasaba en los caballos que se empleaban en las justas y torneos. Así pues aquí tenemos a un caballo de torneo, un gran caballo, el más grande de los cuatro, y muy poderoso físicamente.

El Caballo de Copas

Caballo de Copas del Tarot de Marsella

Este tercer Caballo del Tarot de Marsella lleva su copa apoyada en la palma de su mano, como si nos la estuviera ofreciendo en un romántico acto de devoción. Aquí podemos percibir la apertura mental y sentimental, la confianza. Podemos verlo en su ropa modesta, en sus rizos dorados expuestos o en la decoración tan sobria del caballo.

Viene desde nuestra derecha, nuestro futuro. Por eso, a veces, los mensajes que trae son advertencias beneficiosas para nosotros… ¡si es que escuchamos lo que nos dice!

La copa es grande, muy grande, y no tiene tapa como veremos en otros Arcanos. A pesar de eso, parece como si estuviera cerrada por arriba, pero eso se debe a que la parte superior parece plana, sin profundidad. Una vez más el Tarot de Marsella juega con nosotros a través de su lenguaje visual.

Siempre hemos de “leer” la carta que tenemos delante de nosotros, no la que pensamos o creemos ver. En otros mazos, la cara y el gesto del jinete implican vacilación, dudas, falta de experiencia. En esta imagen el Jinete mira su copa con gesto amable, incluso amoroso, y no mira el camino por el que va. Eso ya lo hace su yegua, como indicábamos antes.

Si vuelves a mirar la foto grupal de más arriba, verás que esta yegua es la más pequeña de todas las monturas. Es la de menor planta (altura), y la de extremidades más delgadas. Esto nos recuerda al Pony Express del “Salvaje Oeste”. Estas yeguas son ágiles y rápidas. Son buenas para una media distancia equina (muy superior a la humana). El jinete va montado bastante delante, dejando espacio atrás para las sacas en las que iba el correo.

El Caballo de Espadas

Caballo de Espadas

Aquí nos encontramos con el segundo caballo de género masculino de los cuatro caballos del Tarot de Marsella. El otro es el de bastos. En concreto tenemos a un caballo de guerra. Grande, ágil, fuerte, resistente,…  Todo en esta carta nos transmite la impresión de fiereza, violencia, energía, incluso el caballo está encabritado y ha alzado las patas delanteras (llamadas también manos).  De hecho incluso parece que las patas traseras no estuvieran apoyadas. Parece como si estuviera flotando, o en pleno galope en ese momento en el que ninguna de las patas está apoyada en el suelo.

Este caballo viene desde la derecha, desde nuestro futuro y avanza hacia nuestro presente. Al igual que cuando de repente te sucede algo inesperado en el día a día, algo que no te esperas. Un “zasca” en todo lo alto. No puedes escapar ni evitarlo. Lo único que puedes hacer es enfrentarlo y tratar de salir lo mejor posible de ahí. Tal vez incluso puedas ganar la confrontación. A fin de cuentas, este jinete no es supermán.

Tanto el caballo como el jinete miran en la misma dirección, hacia adelante en su avance. Son perseverantes y están focalizados en su objetivo. No pararán hasta alcanzarlo o fracasar en el intento.

Epílogo:

Si quieres más información sobre los Caballos, puedes ver este vídeo de nuestro canal  de YouTube:

Tienes más información de las Figuras de Corte en otro artículo de nuestro blog. Haz click aquí.

En próximos artículos de este blog seguiremos estudiando y analizando el resto de las Cartas de Corte según su categoría. ¡Permaneced atentos y no os lo perdáis!

Para aprender a leer el Tarot como lo hacemos nosotros, sin necesidad de aprender significados de memoria, tienes más información en la página de cursos de nuestra web. Haz click aquí.