El Arcano XIII, también conocido como el Arcano sin nombre o el Arcano de la Muerte, es uno de los grandes incomprendidos del Tarot.

El hecho de ver un esqueleto con una guadaña despierta en nosotros miedos ancestrales. Recuerdos de conversaciones en voz baja al lado de una hoguera en el hogar o en plena naturaleza.

Pero la asociación entre el Arcano XIII y la Muerte no tiene por qué ser tan oscura y amedrentadora. En primer lugar el Arcano XIII no se llama la Muerte, de hecho no tiene ni nombre.

¿Si no tiene nombre, entonces por qué se le llama la Muerte? Porque a ojos de una persona profana, la imagen de este Arcano es idéntica a la ancestral representación que siempre hemos visto.

 

El Arcano XIII del Tarot de Marsella

 

Tendencias revisionistas, New Age, o como prefieras llamarlas, han arrancado de cuajo gran parte del magnífico misterio de este Arcano. Se le llama Muerte, pero no significa muerte. Es una transformación. Pero uno no puede encarnar a la Muerte para transformarse, es ella la que nos transforma. Puedes leer más sobre esto en la anterior entrada de nuestro blog haciendo click aquí.

 

Entonces,…

¿Cómo hay que entender el Arcano XIII?

En primer lugar hay que tener que cuenta que todos los Arcanos del Tarot son polifacéticos y representan más de una cosa. De hecho representan muchas al mismo tiempo. En la Lectura Abierta que nosotros empleamos en nuestras lecturas y cursos, los significados de cada Arcano surgen en el momento de la lectura. Es cuando están en combinación con otros Arcanos cuando cobran un sentido. Por eso intentar analizar un Arcano de forma aislada puede convertirse en un esfuerzo yermo.

 

El Arcano 13 del Tarot de Marsella

 

La Guadaña

Pero si nos esforzamos y MIRAMOS la carta, podemos llegar a entenderla. Uno de los puntos clave está en su propia guadaña. Se podría decir que la guadaña ha arrasado hasta con el nombre de la carta, ya que está ocupando su lugar.

Además, si te fijas, la guadaña no tiene un mango circular, sino rectangular. Eso hace que intentar manejar una herramienta así sea extremadamente difícil. Por tanto, cortar con esta guadaña del Tarot puede ser algo más metafórico que real. Pero, ¿qué está haciendo esa guadaña? ¿Qué ven nuestros ojos al mirar la zona de corte o de segado? En primer lugar un suelo que suele ser negro. Negro de fertilidad, como ya analizamos en otra entrada del blog que puedes ver aquí. En ese suelo hay plantas que crecen y se desarrollan. Plantas que están vivas. Aquí hay algo importante. Se crea o se facilita la vida en una carta usualmente llamada Muerte.

En otros mazos, como puedes ver en la imagen anterior, no hay un suelo negro y no hay plantas. En estos mazos vemos tesoros, joyas, libros, símbolos del poder terrenal y material. Porque seamos sinceros, a la larga, en una batalla contra la parca, ¿quién va a ganar contra ella por mucho poder que se tenga?

Así pues, podemos afirmar que una de las cosas que hace este esqueleto andante con su guadaña es eliminar estorbos, abrir caminos, facilitar o permitir el crecimiento de algo que está estancado. ¿Recuerdas cuál es el Arcano XII, justo antes de este Arcano XIII? ¡Correcto! El Colgado.

 

Las Cabezas

Entre las plantas que crecen se suelen ver partes de cuerpos humanos (huesos, manos, pies,…), y en las esquinas inferiores a izquierda y derecha nos encontramos dos cabezas humanas. La cabeza de un hombre y de una mujer, habitualmente coronada la de él y en raras ocasiones la de ella.

¿Quién es él? Esta cabeza suele ser la del Emperador. A veces es fácil de reconocer, y otras cuesta más. Esto pasa en el Tarot de Marsella de Jean Noblet, en la que esta cabeza pertenece a un hombre ya mayor.

¿Quién es ella? Si él era el Emperador, ¿quién es ella? ¿Lo adivinas? Pues sí, la Emperatriz. Esta cabeza no siempre está coronada, aunque (en el Tarot siempre hay excepciones), en algunos mazos sí lo está, como en el Camoin-Jodorowsky.

 

La Dirección

Éste es un punto peliagudo. Como has visto en la foto anterior, hay imágenes en las que el esqueleto del Arcano XIII va hacia la derecha y otras en las que va hacia la izquierda.

Vamos a realizar un ejercicio lúdico empleando las mismas cartas de dos mazos diferentes y sacaremos conclusiones de lo que veamos.

 

La Muerte yendo hacia la derecha

En el Tarot de Camoin-Jodorowsky el esqueleto del Arcano “de la Muerte” está orientado hacia la derecha.

 

El Loco y la Muerte del Tarot de Camoin-Jodorowsky

 

Vemos cómo el Loco está siguiendo a la Muerte. El perro del Loco parece que incluso le está empujando para que continúe en su camino.

También podemos pensar en base a lo que observamos que el Arcano XIII está eliminando estorbos, está abriendo camino para que el Loco pueda continuar su camino.

Es decir, en esta combinación de cartas, el Arcano sin nombre se dedica a arrasar con todo lo que pilla por delante para abrir camino al Loco. Es como si la Muerte ayudara al Loco, le abre camino, elimina los estorbos para que el Loco pueda continuar su peregrinaje.  A través de cortar con la guadaña los obstáculos, se permite el crecimiento de algo nuevo, en este caso lo que le espera al Loco más adelante en su deambular.

 

La Muerte yendo hacia la izquierda

En cambio, en el Tarot Español de Naipes Fournier el esqueleto andante del Arcano XIII está orientado en la dirección opuesta al anterior que vimos antes.

 

El Arcano de la Muerte

 

Aquí la situación ha cambiado dramáticamente. El Arcano de la Muerte ya no abre camino al Loco. Ahora se lo corta.

El Loco está absorto en su continuo vagabundeo, y no es consciente de lo que se le viene encima. La Muerte en cambio sí parece estar mirándole a él con sus órbitas vacías. El perro del Loco en esta ocasión no parece empujarle, sino avisarle del peligro que tiene delante y que él no ve.

Si olvidamos por un momento todo lo que creemos saber sobre el Arcano de la Muerte, y nos centramos en lo que sí sabemos sobre la muerte como fin de la vida, entonces podemos sacar algo de aquí. La muerte física no es algo que vaya por delante de nosotros, ni que tampoco nos despeje el camino de obstáculos. La muerte física está plantada en su sitio esperando a que nuestros caminos se crucen, y cuando eso ocurra impedirá que sigamos caminando. Ella viene desde nuestro futuro (derecha) para encontrarse con nosotros, futuro al que nos encaminamos desde nuestro pasado (izquierda).

Así que en este segundo tipo de representación gráfica de los Arcanos, este Arcano XIII, sí podría estar representando un final.

 

Y si cambiamos el orden

Pero pensemos por un momento qué pasaría si alteramos el orden de las cartas y tenemos primero el Arcano XIII (sin nombre) y luego al Loco (el Arcano sin número).

 

El Arcano XIII y el Loco

 

En el mazo de Camoin-Jodorowsky el Arcano XIII está arrasando todo a su paso persiguiendo al Loco. Podríamos parafrasear el título de la famosa película de Alfred Hitchcock, “Con la muerte en los talones”.

En cambio en el Tarot Español, el Arcano XIII estaría haciendo el trabajo de un guardaespaldas. Está eliminando obstáculo o amenazas que puedan llegar del pasado para permitir que el Loco pueda continuar libremente en su caminar. Esto me recuerda a una canción de Antonio Flores: “Tranquila mi vida. He roto con el pasado”.

 

Si quieres saber más sobre cómo afecta el orden de las cartas a las lecturas, puedes ver este vídeo.

 

Conclusión

Indicábamos al principio, que analizar un Arcano de forma aislada no es la mejor forma de entenderlo y sacar conclusiones. Pero una conclusión que sí podemos sacar es que el Arcano XIII ni siempre es Muerte, ni siempre es transformación. A veces puede ser “sólo” cosechar, eliminar obstáculos.

También importa, y mucho, las otras cartas que hay alrededor, si están antes o después. E igualmente importante es la orientación del esqueleto andante del Arcano de la Muerte. Pues el peligro puede estar en la dirección hacia la que se mueva su guadaña.