El Arcano del Enamorado

publicado en: Tarot de Marsella | 0

El Amor es uno de los temas sobre los que más se pregunta a las cartas del Tarot. Y hay gente que relaciona el Amor con el arcano del Enamorado. ¿Realmente es así? ¿Están relacionados el Amor y el Enamorado? En esta entrada del blog vamos a responderte a esa pregunta.

¡Vamos a analizar esta carta!

 

¿El Enamorado o Los Enamorados?

¿Por qué le estoy llamando Enamorado, en singular, a esta carta en vez de Enamorados, en plural, como es habitual?

En Francés el término “Amoureux”, que es el término habitual en la mayoría de los mazos de Tarot de Marsella, significa igualmente Enamorado o Enamorados y Enamorada o Enamoradas. Ahora bien, gramaticalmente en francés se contrae el artículo El o La (Le o La en francés) cuando la siguiente palabra empieza por vocal. Esto sólo pasa con el singular, no con las palabras en plural.

Es decir, no se escribe El Aire, Le Air, sino que se escribe L’Air. Lo mismo pasa con la palabra Amoureux. No es Le Amoureux o La Amoureux, sino que se escribe justo como lo vemos en las cartas del Tarot de Marsella: L’Amoureux.

Si fuese Los o Las Enamoradas, entonces tendríamos en francés “Les Amoureux”.

 

 

El Arcano del Enamorado

Arcano del Enamorado del Tarot de Jean Noblet

Arcano del Enamorado del Tarot de Jean Noblet restaurado por Jean Claude Flornoy.

 

En el Tarot de Marsella lo que vemos en la carta del Enamorado es a un hombre en medio de dos mujeres y un angelote volando por encima y a punto de disparar una flecha. Bien pudiera ser el mismo Cupido.

 

Volvamos al hombre y a las mujeres. La mujer que vemos a la izquierda de la carta tiene una mano encima del hombro del hombre. La mujer de la derecha tiene una mano en el pecho del hombre, y por la forma de la ropa, podemos asumir que tiene su otra mano en la espalda del hombre.

Es decir, el hombre tiene una mujer a su izquierda y otra a su derecha. Una mano en hombro, otra en el pecho y otra en la espalda. Si fueras tú esa persona, ¿tendrías alguna libertad de movimiento? ¿O más bien estarías encerrada sin poder salir de ese círculo asfixiante formado por las personas que hay a tu alrededor?

 

Esta configuración de las figuras me recuerda mucho al famoso Juicio de Salomón. Dos mujeres se disputaban un niño y Salomón finge decidir que se parta al niño por la mitad y se dé una parte a cada mujer. Sólo la que de verdad le quería, su madre, prefirió que el niño siguiera con vida.

 

Pero en esa carta del Enamorado, ninguna de las dos mujeres parece ceder. Ninguna ha visto, o no quiere ver, al ángel a punto de disparar una flecha al hombre. Ninguna está dispuesta a ceder ante la otra.

¿Qué puede hacer el hombre en medio de esta situación? Está amenazado por una flecha desde lo alto y encerrado entre dos mujeres que se lo disputan. ¿Dónde está aquí el Amor?

 

El hombre lo único que puede hacer es elegir o la una o la otra. Y de eso es de lo que trata este Arcano del Enamorado, de elegir. Y además no es un tipo de elección cualquiera. Es una elección excluyente: o la una o la otra. No pueden ser las dos.

Más tarde pueden venir las dudas mentales, los remordimientos, de si la elección fue la correcta. De si no hubiera sido mejor la otra opción. Somos humanos y nuestra mente funciona así. ¿Era mejor la otra persona, el otro trabajo, el otro camino, la otra ciudad,…?

 

Este significado de elección aparece aún más claramente marcado en mazos como el Knapp-Hall o el de Oswald Wirth que vemos en esta imagen. Fijáos bien en los dos caminos que se abren a los pies del protagonista y cómo cada una de las mujeres representa uno de esos dos caminos.

Arcanos del Enamorado del Tarot Knapp-Hall y de Oswald Wirth. El Amor en las Cartas del Tarot

 

Entonces, si el Enamorado no habla del Amor, ¿qué cartas del Tarot sí hablan de Amor? Eso lo veremos más adelante en otra entrada del blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.