El Tarot Deviant Moon lo ilustró Patrick Valenza, que además de ser un artista reconocido es un estudioso del Tarot.

Este  mazo es el resultado de tres años de trabajo y algunos retrasos en su salida al mercado.

Personalmente, lo considero un mazo surrealista–expresionista, pues arroja luz a esas partes ocultas del subconsciente. La potente fuerza expresiva de sus imágenes es la carácterística principal de este mazo.

Deviant Monn Tarot

Mi adquisición de este mazo se retrasó porque se produjo entre nosotros (el mazo y yo) una relación de atracción-aversión.

No era parecido a ningún otro mazo de los denominados oscuros. Su mensaje te llegaba directamente al cerebro. Sin filtros y sin anestesia. Según te encuentres a nivel mental profundo, se van saltando en tu interior una serie de resortes que van despertando zonas de tu cerebro que estaban latentes.

¿Qué me hizo comprar este mazo?

Sin lugar a dudas su carácter pictórico y cinematográfico.

Las primeras cartas que vi fueron las de la Muerte y el seis de bastos. La primera me recordó directamente a Saturno o a Cronos devorando a sus hijos. La segunda, con todos esos brazos blancos y mortecinos alzando bastos amenazantes sobre una criatura, llena de color y con una belleza “particular”, incomprendida y acechada por ellos, llevó mis recuerdos  a la película Drácula, cuando todo el pueblo va a por él a su castillo.

Deviant Monn Tarot

El adquirir este mazo me ha llevado tiempo y una vez que lo he tenido no lo he comparado con ningún otro. Considero que tiene su propio lenguaje.

No tengo mazos oscuros, no me gustan ni me llaman la atención, pero con este fue diferente.

El Tarot Deviant Moon tiene como protagonista a una luna singular e inquietante. Ella es testigo de todas las escenas que se desarrollan en las cartas.

Patrick Valenza no sólo es un artista reconocido, también tiene amplios conocimientos del tarot y ha estudiado las cartas tradicionales en profundidad.

¿Que diferencia hay con respecto a otros mazos oscuros?

Artísticamente las cartas son increíblemente potentes e inquietantes desde la primera a la última de ellas. Su oscuridad no se ciñe a las imágenes o los colores, es algo que subyace y se respira, como el aire de los cementerios. Parte de la inspiración creadora le viene de ahí.

La atmósfera, a pesar de los paisajes es industrializada y grisácea, con chimeneas y artefactos mecánicos. Las figuras de las cartas no son humanas, parece que se mueven en un constante baile de máscaras venecianas donde nada es lo que parece ser, y lo que es, no se parece a nada.

Extremidades sobredimensionadas o repetidas me llevan al cubismo, donde la realidad se transforma para generar nuevas realidades.

Este es un mazo de Tarot que incluso puede leerse sin excesivos conocimientos de Tarot; es como ir a una exposición de pintura, dejar que su mensaje pase por nuestros ojos y atraviese nuestro cerebro, mientras su paso nos va quitando las capas de pintura vieja de nuestro interior subconsciente. Una cosa si recomiendo, a modo particular: si no estás muy seguro de querer ir de excursión por tu lado oscuro, tómate tu tiempo, practica con otros mazos y a medida que te vayas conociendo a través del Tarot, podrás ir adentrándote en ti mismo sin miedo a conocer tus profundidades abisales, donde hay poca luz y escasas referencias, pero que también forman parte de ti y de tu vida.

Si queréis saber más sobre el autor, su obra y sus mazos de Tarot, éste es el enlace:
https://deviantmooninc.com/

En el vídeo que sigue a continuación os dejamos unas pinceladas sobre este mazo: